martes, 29 de noviembre de 2011

Resumen del libro: EL NUEVO IMPERIALISMO DE D. HARVEY ( Cómo creció el poder de EE.UU)

      Imperialismo capitalista se entiende como fusión contradictoria entra la política imperial del Estado con los procesos moleculares de reinversión de capital en el espacio y el tiempo. Es decir, diferencia entre lógica capitalista y lógica territorial.  El capitalista opera en un espacio-temporal sin límites. El político en cambio lo hace en un espacio segmentado territorialmente y en las democracias además, según unos lapsos de tiempo marcados electoralmente. La realidad de la fusión de las dos lógicas, es que el control Estatal de los procesos moleculares del capital, son bastante restringidos y suelen actuar sobre conductas y patrones ya establecidos por los agentes y dinámicas capitalistas que están muy poco sujetos a tomas de decisiones como las políticas. Existe una relación dialéctica entre las dos lógicas. No hay que caer en formas de argumentación predominantemente políticas o económicas.

    Las prácticas imperialistas, bajo su lógica capitalista, tienden típicamente a explotar las condiciones geográficas desiguales bajo las que tiene lugar la acumulación de capital. Se aprovecha de las asimetrías que produce el intercambio desigual, poderes monopolistas, practicas de extorsión de flujos de capital restringidos. De esta manera se violan las condiciones de un supuesto mercado perfecto, y las desigualdades resultantes asumen una expresión geográfica concreta (C/P/SP).
      La hegemonía en un sentido global, implica el uso del liderazgo para crear un juego de suma positiva. Acumulación del poder colectivo para el establecimiento de una hegemonía en el sistema global. El poder de la potencia hegemónia sin embargo, se configura mediante coerción (vigilancia a grupos de oposición, asesinatos, apoyos a golpes de Estado en Irán, Iraq, Chile, Guatemala, Indonesia, Vietnam, sometimiento económico) y consenso( necesario para hacer creíble su hegemonía; cobijo para intereses privados durante la Guerra Fría- macartismo-).

  EE.UU. puso orden sobre los intereses individuales. Los trabajadores se vieron sometidos a contratos con el capital ajustando los salarios con la productividad (modelo fondista). En nombre del anticomunismo y del interés económico se solicitó y se obtuvo el apoyo de la clase obrera a la política estadounidense en el exterior. Proporcionaban protección militar y económica a las élites politico-militares en determinados países para contener la influencia soviética (muyahidines en Afganistán).  Los compromisos en el exterior no debían estorbar el consumo interno. Por ello se puede hablar de imperio ligero que se utilizó para proteger estados clientes por todo el mundo. Irán, para preservar sus fuentes petrolíferas en 1953, o el apoyo económico del plan Marshall a los países fronterizos con la URSS, así como a Japón, Taiwan, Corea del Sur.

  Con el programa de Bretón Woods y las organizaciones que surgieron como el Banco Mundial, La OCDE, el FMI.,etc. EE.UU era dominante y hegemónico, ya que tenía liderazgo sobre las clases propietarias y las elites dominantes de todo el mundo.  La hegemonía neoliberal que se dio a partir de 1970, bajo la tutela estadounidense principalmente. Se abandonó el oro como base material del valor de las monedas, creando un sistema monetario desmaterializado. EE.UU. negoció con los saudíes e iraníes la subida del precio del petróleo que perjudicó a europeos y japoneses en 1973, mucho más depedientes del petróleo de O. Proximo. Los bancos estadounidenses se encargaron de reciclar los petrodólares hacia la economía mundial, y haciendo regresar a EE.UU el mercado de los eurodólares. NY se conviertió en el centro financiero de la economía mundial. EE.UU afianzó así su hegemonía mediante las finanzas (compromiso con el neoliberalismo como nueva ortodoxia económica.

    A partir de entonces, movimientos obreros en contra de la presión del neoliberalismo sobre las clases trabajadoras. Pero fue un fracaso. Las condiciones y perdida de poder de los trabajadores empeoraron, dando lugar a un proletariado enorme y desorganizado, sobre todo en países en vías de desarrollo. Aparece la movilidad geográfica de las actividades productivas.

    El excesivo endeudamiento de los Estados abrió todo tipo de oportunidades para actividades especulativas, lo que hizo aún más debiles a los poderes publicos frente a los intereses financieros. En ésta fase de la hegemonía estadounidense el capital financiero ocupó el centro de la escena, ejerciendo  su disciplina al sector obrero como al poder del Estado, sobre todo allí donde éste cargaba con una gran deuda.
     Este proceso se vio favorecido por la reducción de los costes de transporte que supuso el desarrollo tecnológico de la comunicación y la creación por los gobiernos de un ambiente favorable a la inversión. Sin embargo esta reorientación hacia el poder financiero también hizo que el sector industrial se viera perjudicado, a favor de las importaciones de otras regiones como Asia o Europa.. La dependencia de EE.UU con respecto al mercado exterior iba en aumento, por lo que defender sus relaciones comerciales asimétricas paso al primer plano del poder político.

    Ataques de los hedge funds, con devaluaciones de la moneda en sureste de Asia, generando una gran crisis productiva, que generó una huçia hacia el dólar y por tanto un boom de cotizaciones bursátiles y del valor de los activos en EE.UU. Crece el antiimperialismo contra EE.UU, el FMI, y el BM. Fortalecimiento de la clase obrera y éxito al conseguir determinadas garantías sociales. Se dio una extensión de la financiarización, más allá de Wall Street- Departamento del tesoro, expandiéndose por Tokio, Londres, Frankfurt y más lugares, acrecentando la expansión financiera en el globo, dando lugar a centros financieros, elite transnacional de banqueros, agentes de bolsa y hombres de negocios, asociada al surgimiento de corporaciones capitalistas transnacionales. Su base era el Estado-nación, pero aparecieron bases de expansión impensables hasta entonces como los trust y cárteles entre empresas del mismo sector. Fue el llamado Consenso de Washington de la década de 1990.

   A partir de la Administración Bush, se ha aumentado el poder militar debido a la progresiva sustitución hegemónica de la economía hacia Asia, con China como principal potencia. El control sobre las reservas de petróleo proporciona un medio adecuado para controlar cualquier cambio de poder. El problema está en la habilidad que tenga EE.UU para convencer a los demás Estados de que lo hace en interés general y no de forma imperialista, lo cual está en debate, dados los fracasos de obtener un apoyo internacional decidido en la guerra de Iraq de 2003.. La resistencia será muy grande en parte de Europa, Rusia y China.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada